Profundidad de navegación: Principal / Áreas Intervenidas / Contexto de la Región

Un gigante que comienza a despertar

La Región del Aguán

Vista parcial del Cerro García en la Sierra de La Esperanza

Vista parcial de Tocoa desde el Cerro García

Vivero y plantación de Palma aceitera

Es la agricultura de algunos lugares de Honduras

Jose Luis Pacheco

Comprende los diez municipios de Colón, los municipios de Olanchito y Arenal en Yoro y el municipio de Juan Francisco Bulnes en Gracias a Dios. Topográficamente se identifican el Valle del Aguán, la zona costera que se extiende desde Balfate hasta Juan Francisco Bulnes y las montañas adyacentes en las sierras de Nombre de Dios y La Esperanza.
El Valle del Aguán tiene 1,730 Kms2 y para fines de reforma agraria fue dividido en alto, medio y bajo Aguán. En el medio y bajo Aguán predominan las tierras franco-arcillosas, propicias para granos básicos y cultivos agroindustriales (palma aceitera, cítricos, banano, plátano, sandía,hortalizas) y con alto potencial ganadero. Otras actividades muy importantes son la pesca y el turismo.

La Región cuenta con importantes recursos que constituyen un gran potencial para el desarrollo económico y social de la población, entre estos se destacan i) el corredor marítimo costero, con toda su biodiversidad marina y de playa, ríos, lagunas y refugios de vida silvestre, comunidades con cultura autóctona, ii) parques naturales, iii) la cultura popular y el folklore tanto en comunidades étnicas como ladinas, iv) senderos, cuevas, sitios arqueológicos, etc.

Su población está constituida mayoritariamente por emigrantes que llegaron atraídos por la posibilidad de obtener tierra. La expectativa de adquirir tierras se cimentó en el proceso de reforma agraria que impulsó el gobierno de Oswaldo López Arellano (años 70`s); pero con la Ley para la Modernización del Sector Agrícola, emitida en 1992, sobrevino el agotamiento del modelo cooperativo al abrir las puertas a la venta de tierras y plantaciones, cosa que en la ley de reforma agraria anterior no estaba permitido.

Esta involución del modelo, ha motivado la migración interna hacia zonas de ladera, hacia los valles de Sico y Paulaya y recientemente un nuevo proceso de recuperación de tierras en el Bajo Aguán.

La forma en que se han aprovechado los recursos (bosque, suelo y agua) en las zonas de ladera ha generado niveles alarmantes de vulnerabilidad en la producción, estabilidad y calidad del agua, fertilidad del suelo y condiciones de sobrevivencia de las poblaciones que en épocas de lluvia sufren la amenaza de inundaciones y deslaves, mientras que en tiempos secos la amenaza consiste en la pérdida de cosechas, ya que los veranos son cada vez más secos, más intensos los periodos de lluvia y más profundo el nivel freático del suelo.

Esta situación ha producido durante los últimos años una recomposición social en la región, que se manifiesta en el empobrecimiento de las grandes mayorías y un elevado índice de desempleo. La situación se evidencia en una multitud de factores que restringen el desarrollo económico local: la mayoría de comunidades sigue teniendo los mismos problemas de hace 20 años en lo que respecta al acceso a servicios básicos, tierra y recursos productivos, políticas que muy poco benefician a la población desposeída, dificultades para el acceso a créditos, un mercado financiero que no brinda suficiente atención ni presta suficientes recursos a la gente pobre y desequilibrios en el sistema ecológico.

La estructura política de la región está concentrada en los grupos de poder del sector agroexportador y empresarial, con tintes conservadores y reaccionarios, que convive con una población sin raíces, agremiada en modelos organizativos cortoplacistas; elementos que agravan las diferencias entre la población. La presencia del gobierno central, mediatizada por importantes grupos económicos, se concentra en los compromisos e intereses feudales de los sectores más pudientes de la región o en aquellos que financian sus campañas políticas y que ya en el gobierno, cobran con concesiones, permisos de explotación, títulos de propiedad y financiamiento exclusivo, entre otros.

Estos grupos de poder ejercen influencia en las instituciones jurídicas, asignándose posiciones de orden público y obstaculizando el acceso de los pobladores comunes a los espacios de toma de decisiones y recursos del Estado. Estos oscuros actores al acomodar la letra y la práctica de leyes como las que tienen que ver con el agro, la producción, el medio ambiente, el trabajo, la educación y la Ley de Municipalidades, vuelven nuestro marco jurídico débiL.

En lo pertinente a la participación social, en el Aguán la práctica generada por el enfrentamiento a las consecuencias del huracán Mitch se convirtió en oportunidades para la participación ciudadana. Mediante la intervención de varios programas y proyectos ejecutados por diversos organismos se fortaleció la organización local y surgieron nuevas organizaciones como los Comités de Desarrollo Local (CODEL), las estructuras municipales denominadas UNICOM; estructuras regionales como UNICORASS, APLA, AMPAS, REDMA, Empresas Asociativas organizadas en torno al Movimiento Campesino del Aguán y diversos grupos organizados en torno a iniciativas productivas y económicas, como el CODESSE.

Este proceso contribuye igualmente al afianzamiento de una propuesta de organización gremial y de representación de pobladores y comunidades conocida como la Coordinadora de Organizaciones Populares del Aguán, COPA.

Con el sistema organizativo actual se pueden identificar algunos objetivos e intenciones que guían a estas nuevas estructuras:

a)Modificar la visión de desarrollo al interno de las comunidades, desde una visión puramente asistencial y pasiva hacia una visión y desarrollo como proceso controlado por las comunidades.

b)Elevar la capacidad técnica de la población y de sus organizaciones, tanto para la gestión del desarrollo como para la participación ciudadana y la incidencia.

c)Mejorar la coordinación entre las organizaciones comunitarias y las instancias públicas y privadas, modificar la gestión pública local y municipal, para hacerla más abierta, participativa y transparente.

Es desde estas organizaciones que se vislumbra la promoción de iniciativas de desarrollo local, no solamente desde la perspectiva de la inversión pública, sino también la promoción de iniciativas productivas, económicas, educativas, ambientales, de salud, auditoría social y participación en estructuras municipales, en la revisión e incidencia en políticas públicas y en general en el acompañamiento de procesos de participación ciudadana.

Etiquetas: Iriona, Valle de Sico y Paulaya

Fecha: 31/12/1969
Fuente: Popol Nah Tun
Adjuntos Archivos para descargar
Realizado con el apoyo de: Código Sur Radioteca UNESCO
Radioteca, Hivos y Código Sur apoyan la construcción de esta web, pero no necesariamente comparten y adhieren a los contenidos publicados, siendo estos absoluta responsabilidad de las organizaciones usuarias.
Los contenidos de este sitio web están bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0.
Este sitio es administrado con el editor dinámico de contenidos Cyclope 2.0 que ha sido desarrollado por Código Sur.
Diseño original Free Css Templates | Modificaciones y adaptación Código Sur